Retinopatía Diabética

Es una complicación de la diabetes que ocurre cuando la diabetes daña a los pequeños vasos sanguíneos de la retina.

Al principio no notará ningún cambio en su visión. Pero con el tiempo, la retinopatía diabética puede empeorar y causar una pérdida en la visión. Generalmente la retinopatía diabética afecta ambos ojos.

¿Qué es la retinopatía diabética?

La retinopatía diabética tiene cuatro etapas:

Retinopatía no proliferativa ligera.

Aparecen los microaneurismas. Estas son pequeñas áreas de inflamación, que parecen ampollas, en los pequeños vasos sanguíneos de la retina.

Retinopatía no proliferativa moderada.

Según avanza la enfermedad, algunos vasos sanguíneos que alimentan la retina se tapan.

Retinopatía no proliferativa severa.

En esta etapa muchos más vasos sanguíneos se bloquean, haciendo que varias partes de la retina dejen de recibir sangre. Entonces estas áreas de la retina envían señales al cuerpo para que haga crecer nuevos vasos sanguíneos.

Retinopatía proliferativa.

En esta etapa avanzada, las señales enviadas por la retina para alimentarse causan el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. Esto se llama la retinopatía proliferativa. Estos nuevos vasos sanguíneos son anormales y frágiles. Crecen a lo largo de la retina y de la superficie del vítreo, por sí mismos, estos vasos sanguíneos no causan ningún síntoma o pérdida de la visión. Sin embargo, tienen paredes muy delgadas y frágiles. Si llegaran a gotear sangre, podría haber una pérdida severa en la visión o incluso resultar en la ceguera.

La retinopatía diabética frecuentemente no ofrece ninguna señal de advertencia temprana.

No espere a tener síntomas.

Todas las personas con diabetes deben hacerse un examen oftalmológico completo, por lo menos una vez al año. Entre el 40 y el 45 por ciento de las personas diagnosticados con diabetes tienen algún nivel de retinopatía diabética.

Leave your comments

Comments

  • No comments found